La delegada de Acción Social y diputada de Igualdad, Carmen Collado, ha mantenido hoy un encuentro con la presidenta de Dislexia Cádiz, Lucía Alcántara, sumándose a sus reivindicaciones con motivo del Día Internacional de la Dislexia, que se conmemora el 8 de octubre. La campaña #UnidosPorLaDislexia pretende visibilizar un trastorno invisible que afecta al 10% de la población mundial, cuya detección precoz es imprescindible para evitar el fracaso escolar.

Carmen Collado ha destacado que “queremos manifestar nuestro apoyo desde el Ayuntamiento y desde Diputación a la campaña #UnidosPorLaDislexia, que ya se ha presentado en el Congreso y en muchas instituciones. Es importante trabajar desde la promoción de la salud y la detección precoz, para poder tratar y que estos niños y niñas puedan desarrollar con normalidad su aprendizaje”.

Lucía Alcántara, por su parte, señala que “agradecemos muchísimo el apoyo institucional, tanto por parte del Ayuntamiento, que desde el primer momento ha estado con nosotros apoyándonos y haciendo visible esta dificultad específica del aprendizaje que afecta al 10% de la población. Este apoyo institucional nos hace mucha falta porque en la actualidad sólo se detecta un 1,5%, hasta que lleguemos a ese 10%, hay muchos chicos que están sufriendo por no saber cómo aprender y qué tiene que hacer. Si no se detecta tempranamente, conlleva que formemos parte de ese 40% de fracaso escolar que hay que evitar, porque el sistema educativo pasa siempre por la lectura y la escritura”.

Las personas con dislexia suelen tener problemas para leer con fluidez. La dislexia no se cura, pero existen enfoques de enseñanza y estrategias que pueden ayudar a mejorar las habilidades lectoras, como el aprendizaje multisensorial, el uso de herramientas tecnológicas, y el trabajo conjunto con las familias.

La única fórmula para detectar la dislexia es a través de una evaluación completa. Contar con este diagnóstico (que las escuelas llaman identificación) puede resultar beneficioso de cara a la obtención de apoyos y servicios en la escuela y adaptaciones en la universidad y en el lugar de trabajo.

La Federación Española de Dislexia trabaja con el reto de conseguir que las Naciones Unidas reconozcan el 8 de octubre como Día Mundial de la Dislexia.